¡A tope con la arqueología!

No hay nada tan atractivo para el ser humano como conocer nuestras raíces:  de dónde venimos, quiénes eran nuestros antepasados, cómo eran, qué hacían, cómo se divertían, qué comían, cuáles eran sus costumbres, sus ritos, sus creencias… En definitiva enterarnos de nuestra historia, de nuestro pasado y de porqué hoy somos como somos.